lunes, 5 de mayo de 2014

NOSTALGIA COMO BANDERA EN UNA ESTACIÓN DE PENITENCIA SEÑORIAL -MIERCOLES SANTO 2014 HERMANDAD DE MEDINACELI-

           La luna llena fue testigo de la noche más especial en los últimos años para nuestra Corporación Nazarena. Tras la organización del cortejo y realización del protocolo habitual dentro del Templo, la brillante Cruz de Guía disponía su entrada por segundo año consecutivo en el interior del parque de la inmaculada, que a son de la campana del Muñidor  anunciaba la llegada del cortejo. 

            La primera sorpresa de la noche fue la gran afluencia de publico  a pesar de la final de la copa de su Majestad el Rey del España, cosa que no se notó durante el desarrollo del itinerario que fue con total normalidad. 

            El Señor de Barbate transitó por el interior del parque con una majestuosidad impecable, el silencio y respeto inundaba junto al sonido de las horquillas y la capilla musical Stabat Mater, una plaza repleta de fieles. Una vez más pudimos retener en nuestras retinas unas imágenes inolvidables.

            La entrada en carrera oficial y paso por tribuna se desarrolló con una elegancia exquisita, bajo los sones de las marchas Pasa la Virgen Macarena  y Madrugá Macarena interpretadas por la Banda de Música de Barbate. La cuadrilla del paso de palio realizó un trabajo envidiable, con la elegancia y el buen hacer como bandera, tal como nos tienen acostumbrados. 

            Fue una noche cargada de emociones, pero sí tuviéramos que destacar uno de los momentos más especiales sería el reencuentro de nuestro Señor con la calle Real, calle que lo vio nacer hace 65 años, la calle donde se fundó la Hermandad en el año 1950. 

            La entrada en la Calle Real se inundó con la magia y el humo del incienso. Tras una oración por parte de nuestro Director Espiritual a la llegada de aquel añorado y añejo escaparate de Tejidos Barbate donde estuvo expuesto la Sagrada Imagen de Nuestro Amado Titular.  Los sones de la Marcha “La Saeta” interpretada a piano por el maestro D. José Sanjuan puso el broche de oro como regreso a la que fue y volvió a ser nuestra casa, nuestra calle y nuestra gente. 

            Con nuestra Señora, María Stma. de la Trinidad, se hizo lo propio y también tras la oración y junto a la Obra interpretada a piano “Concierto de Aranjuez”  inició el tránsito  por la calle con las maniobras más  trabajada y complicada de todo el recorrido. Una vez más el trabajo de la Peña Costaleros Nazarena de Chiclana fue exquisito y demostraron el porque son la cuadrilla que más años llevan cargando en Barbate, 33 años concretamente. 

            La llegada de cruz de guía al templo se adelantó 30 minutos de la hora prevista por el buen tránsito del cortejo durante todo el recorrido. Una vez llegado los dos pasos a la puerta de la iglesia realizaron el tradicional encuentro con la música de Capilla de fondo, dándole al momento la austeridad y recogimiento que requiere.





























Edita: La Junta de Gobierno




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada